La hipogalactia y sus mil caras

La escasez de leche en las mujeres (hipogalactia) es un tema tan viejo como el mundo, y sin embargo extraordinariamente poco estudiado y menos tratado a nivel médico…

Por fortuna, hay unas cuantas consultoras IBCLC que llevan años profundizando y tienen una amplia experiencia en ello. Entre ellas cabe destacar a Diana West y Lisa Marasco, quienes han escrito un gran  libro:The Breastfeeding Mother’s Guide to Making More Milk que espero algún dí­a pueda ser traducido al español.

Como asesora me resulta un tema apasionante y seguramente me leeréis bastantes veces  hablar sobre las distintas facetas de la hipogalactia.

Hoy,  para abrir boca os pongo el artí­culo que presenté como comunicación libre al congreso del año pasado de FEDALMA

( espero que me disculpéis la extensión )

 

“ARTíCULO
Introducción :


Una de las principales dificultades en la lactancia materna es la escasez percibida en la producción de leche; esta  baja producción o hipogalactia puede ser real o solo figurada, la llamada “falsa hipogalactia” causada por expectativas poco realistas respecto la lactancia o por  falta de información y apoyo sobre la misma. Sin embargo (tal vez más a menudo de lo que nos gustarí­a) esta escasez de leche es real y plausible; y se hace una tarea ardua encontrar las causas y sobre todo manejarlas adecuadamente. Para ello, contamos con la ayuda de  la medicina y los análisis clí­nicos, así­ como la colaboración de las madres como sujetos activos del amamantamiento y de asesoras experimentadas en consejerí­a en lactancia y especializadas en resolver problemas con la misma. En este caso se muestran dos ejemplos  de hipogalactia verdadera poniendo de relieve tanto sus causas como su manejo y evolución porque creemos que pueden ser de gran ayuda y servir de ejemplo para otras madres y profesionales que se encuentren en parecidas circunstancias.
Material y métodos :
El estudio se realiza a distancia, por comunicación directa aunque virtual con las madres implicadas y las asesoras colaboradoras.
Se usan fotografí­as de madres y bebés, relato de los hechos a modo de historia clí­nica y analí­ticas aportadas por sus hospitales de referencias.
Así­ mismo se consulta bibliografí­a especializada y se ponen en común los casos con IBCLC experimentadas, para recabar mayor información y otros puntos de vista sobre el tema.
Intentamos seguir la guí­a clí­nica de anamnesis  para casos de hipogalactia realizada por las IBCLCs Diana West y Lisa Marasco.
Resultados:
Caso 1 :
Madre bien informada, formada ( licenciada en medicina)y muy motivada para amamantar, que tuvo un embarazo y un parto normales seguidos de un inicio de lactancia aparentemente sin dificultades, la hipogalactia se manifestó dí­as más tarde con escasez de deposiciones del bebé y  pérdida de peso que llegó a 500g a los 20 dí­as de vida (13% del peso al nacimiento)
En ese instante se inicia lactancia mixta primero con relactador y luego dando leche en biberón después de cada toma de pecho; pero no se investigan a priori las causas de la hipogalactia. La madre intenta hacer algunas extracciones que resultan poco efectivas por lo que desiste. Y al cabo de un mes se pone en contacto con nosotras a través del foro de internet para conseguir apoyo e intentar hacer un diagnóstico del problema.
Las analí­ticas hormonales resultan normales( no hay anemia ni alteraciones tiroideas )salvo por la presencia de indicadores de embarazo: Beta-HCG ( Hormona Coriónica Humana) que aun estando en valores muy bajos (0,113 UI/ml) junto con la existencia de Alfa feto proteí­na (1,91 ng/ml) indican una posible microrretención placentaria, que podrí­a haber causada la hipogalactia.  Se somete a un tratamiento hormonal con progesterona durante unas semanas y posterior deprivación de la misma con el objetivo de lograr una hemorragia uterina que elimine los posibles restos de placenta del endometrio. Sin embargo el tratamiento no es efectivo y no hay hemorragia. También  estaba tomando domperidona a modo de galactogogo desde el primer mes sin apenas resultado.
Entre tanto, intentamos verificar la capacidad de succión del bebé y parece que existe un cierto grado de anquiloglosia que dificulta el eficaz vaciamiento del pecho. La anquiloglosia es comprobada in situ meses más tarde por otra asesora e IBCLC ( Helena Herrero)
A la vez, se observan imágenes de las mamas de la madre detectándose una aparente hipoplasia de tejido mamario. Esta hipótesis es apoyada por los antecedentes familiares de hipoplasia que en su madre -la abuela del  bebé- ocasionó incluso una cirugí­a para corregir la asimetrí­a de los pechos y un fracaso en sus lactancias.
Prosigue con la lactancia mixta, aunque poco a poco nota mejorí­as en su producción, posiblemente por mejor succión del bebé, ayudada de las extracciones manuales de la madre.
Caso 2
Esta madre primí­para reside en Holanda, su embarazo transcurre sin incidentes pero el parto/ nacimiento resulta traumático: comienza con una inducción y luego el bebé es extraí­do con ventosa, se produce una gran hemorragia que resulta en una anemia severa y prolongada en el posparto. Se incurre en separación madre bebé y aunque el personal hospitalario teóricamente apoya la lactancia, le recomiendan tomas cada 3 horas. En el bebé existe rechazo a mamar inicial, probablemente causado por trauma oral-craneal por la instrumentalización del parto, el agarre es muy dificultoso y a penas logra extraer calostro; a la madre se le anima a extraerse leche con una bomba, se usa jeringa para suplementar e incluso un sistema de suplementación con sonda o relactador, pero el agarre y la succión siguen causando daño en los pezones y siendo muy poco efectivo, después comprobamos que existe también anquiloglosia (frenillo tipo III-IV)
Ya en su domicilio la extracción de leche  se muestra ineficaz y a penas logra reunir unos mililitros en todo el dí­a; el bebé llora mucho y vomita sangre de la ingerida de los pezones, lo que mueve a la madre a iniciar la lactancia artificial y suspender el amamantamiento.
Semanas más tarde ( 2,5 meses y medio de vida del bebé) decide comentar su caso en el foro  y se propone recuperar la lactancia perdida; la ponemos en contacto con asesoras de la LLL e IBCLC locales que le pautan galactogogos ( domperidona) y la apoyan en su decisión, resolviendo sus dudas en persona.
Inicia entonces una estimulación/extracción intensiva de leche con un buen extractor doble eléctrico, a razón de 7-8 sesiones de extracción cada 24h, que acaba con un notable éxito: en apenas un mes obtiene unos 500ml al dí­a, partiendo de 0 y comenzando mucho más de 6 semanas después del parto. Por desgracia no logra el mismo resultado en sus intentos por que el bebé vuelva a mamar directamente del pecho y finalmente toda la lactancia es diferida, prolongándose durante muchos meses más.
Discusión :
Caso 1 :
Observamos en este caso una combinación de factores maternos y del bebé que a pesar del buen inicio, la información y gran motivación de la madre, concluyen en una verdadera y aguda escasa producción de leche a las tres semanas.
La hipoplasia mamaria y la microrretención de placenta son dos causas no contempladas en principio y por lo tanto no investigadas.
La anquiloglosia que causa dificultad de succión, al ser poco aparente ( frenillo tipo IV) tampoco es tenida en cuenta. Especialmente porque la succión es tan débil y poco efectiva que no causa ningún dolor ni molestias en el pecho de la madre.
Queremos resaltar la importancia de valorar adecuadamente la ingesta de leche del bebé en las primeras semanas para poder actuar precozmente; lo que no ocurrió en este caso, si no que se confió ciegamente en: “lactancia a demanda” y “todas las madres tienen leche”.
También es reseñable la escasa información sobre la técnica y mejores instrumentos de extracción de leche que tení­a esta madre, lo que la abocó a no poder remontar la producción.
Es interesante ver como la historia clí­nica y familiar ayudan a dilucidar la hipoplasia mamaria, unida a las imágenes del pecho.
Caso 2 :
Esta vez los factores de hipogalactia corresponden al bebé y a las circunstancias alteradas relacionadas con el nacimiento (inducción, ventosa, hemorragia, anemia) que desembocan en unas causas maternas de escasa producción, añadidas a la causa infantil de succión poco eficaz.
Cabe destacar el notable éxito de la relactación en cuanto a producción de leche, a pesar de haberse superado el periodo de calibración de los receptores de oxitocina, eso sí­ una vez recuperados los niveles de hemoglobina, lo que hace pensar en la enorme variabilidad individual en capacidad de producción láctea que existe entre las mujeres.
En contraposición, la lactancia directa y succión del bebé al pecho solo se logró de forma aislada y anecdótica a pesar de la perseverancia e interés de la madre; demostrando una vez más que la lactancia es siempre, como mí­nimo, cosa de dos.
También queremos mencionar como el apoyo institucional puede no funcionar del modo esperado, incluso en paí­ses avanzados en este sentido y en hospitales formalmente acreditados para ello. Estos apoyos teóricos no funcionan si no se tienen en cuenta todos los factores implicados y si no se realiza un seguimiento exhaustivo de los casos con dificultades como este.

En ambos casos considero que el principal factor que determina el éxito de las lactancias son las madres,  la gran motivación, su elevada formación, información y autoeficacia que deriva en una enorme perseverancia; que las lleva a no rendirse y a buscar toda clase de ayuda y explicaciones  para poder sacar a delante las lactancias sea como sea: en forma mixta o diferida.
No es menos importante  el papel de estos apoyos y ayudas prácticas que  a veces se encuentran a miles de kilómetros de distancia, pero en la inmediatez de un click de ratón, en forma de foros y grupos de apoyo virtuales, o correos electrónicos de asesoras, sin despreciar el trabajo insustituible  y presencial de las asesoras IBCLC que las atendieron y el trabajo clí­nico de los médicos al hacer las pertinentes analí­ticas.

 Conclusión:
Consideramos que estos son dos casos muy representativos de hipogalactia  de origen multifactorial. El proceso de diagnóstico resulta  laborioso pero importante para la resolución  y comprensión de los problemas. El posterior manejo y evolución son diferentes y casi opuestos ya que en el caso 1 la lactancia directa nunca desaparece pero la producción aumenta poco, mientras que en el caso 2 la producción llega a niveles normales y deseables a pesar de que restablecer la lactancia directa no es posible.
La parte común a ambos es la vivencia de las madres y personas relacionadas como una experiencia especial y muy positiva ; lográndose superar la sensación de enorme desencanto y frustración inicial, por otra de satisfacción  y comprensión de todo lo sucedido.
Por lo que respecta a las asesoras y concretamente a quien escribe este artí­culo, se puede describir también como sensación de éxito y de trabajo bien hecho en cuanto a apoyo y acompañamiento a las madres; al facilitarles las herramientas y los contactos necesarios para continuar con la lactancia según sus deseos y según permiten las circunstancias en cada caso.
El balance final en cuanto a aprendizaje sobre lactancia y a creación de lazos y relaciones interpersonales con todas las afectadas (madres y asesoras) resulta inmejorable.

Agradecimientos.
-A las dos madres objeto del estudio por su colaboración desinteresada y por su enorme calidad humana que me han servido de inspiración y motivación para escribir este artí­culo.
-A Rosa Sorribas, IBCLC y fundadora de Crianza Natural el sitio virtual en cuyo foro tuvieron su origen y buena parte del desarrollo de estas dos relaciones de ayuda, y de tantas otras a lo largo de los años. Por crear esta web que constituye un punto de encuentro entre madres y un lugar inigualable donde aprender cada dí­a sobre apoyo a la lactancia materna y sobre relaciones interpersonales en referencia a la maternidad.
-A Helena Herrero, IBCLC y presidenta de Amamantar Asturias, por ser mi primera maestra en consultorí­a en lactancia materna, por su enorme generosidad, su trabajo incansable y también por su colaboración en el seguimiento personal del caso 1.
-A Inés Velasco ginecóloga e IBCLC, por su  experta visión médica del caso 1 y su gran disponibilidad como persona y asesora.

Bibliografí­a :
1.“ The Breastfeeding Mother’s Guide to Making More Milk”. Diana West, Lisa Marasco.   Ed. Mc Graw-Hill 1º Edition 2008
2.“ Supporting Sucking Sikills in Bresatfeeding Infants”. Catherine Watson Genna. Ed. Jones&Bartlett Publishers. 1º Edition 2007

2 Responses to “La hipogalactia y sus mil caras”

Read below or add a comment...

  1. Ori says:

    Buenas noches. Hoy le escribí al Dr. Carlos González contándole mi historia, lo que el me respondió que podía sufrir de hipogalactia, como podría mejorar? Que puedo hacer? Les copio el email que le envíe
    Yo leí el libro “un regalo para toda la vida” y la realidad a sido
    otra. Cuando di a luz la niña nació de 39 semanas pero pesando 2,200 y
    al estar en cuidado intensivos le dieron biberón, luego tras el parto
    tuve un problema que no se me contrajo el útero y perdí tanta sangre
    que la hemoglobina me llego a 6, me hicieron 2 transfusiones de
    sangre, por lo que mi familia no me apoyo en que diera el pecho a la
    niña, me decían que debía recuperarme primero. Ahora mi bebe tiene 2
    meses y medio y contra la voluntad de mi familia, algo de pecho le di,
    pero quiero alimentarla solo de pecho, pero honestamente me estoy
    volviendo loca con la lactancia combinada. Lo bueno es que mi bebe,
    mama perfectamente, el problema es que yo le doy pecho y puede durar 1
    hora en uno, luego otra hora con el otro pecho, se pone a llorar y
    termino dándole 30 0 60 cc de biberón. Lo otro que hago es que me saco
    la leche con la maquina, y  lo que logro sacar son 70 cc, a veces saco
    y no llego a 20 cc, lo que siempre termino por hacerle biberón. Cuando
    le hago solo tomas de biberon se toma 90 o 120 cc.

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image