Varios años amamantando, y ahora ¿Cómo desteto?

No ofrecer, no negar.
Cuatro palabras bien pensadas para realizar un destete respetuoso con nuestro hijo.
Tan ciertas como perfectamente… inútiles.
Intentaré abordar el problema del destete como lo que yo creo que es: Un conflicto.
Porque, seamos realistas, si las palabras anteriores funcionan, que sí­: a veces lo hacen; el destete se convierte en una especie de suave transición más o menos larga, sea cual sea la edad del bebé. Que no requiere mayor análisis y que será vivida y recordada con total normalidad por ambas partes.

En este artí­culo hablaremos más bien de los otros casos, de cuando la madre está saturada, desbordada o simplemente harta de amamantar, y a la vez (o precisamente por ello) el niño está enganchadí­simo, sólo piensa en la teta y quiere mamar literalmente a todas horas. Buf…
Dos posturas aparentemennte irreconcialiables.
Ante todo hay que aclarar que cada destete-como cada lactancia-es una experiencia única e irrepetible. Y por eso cada madre(que es la que mejor conoce a su hijo)ha de tomar sus propias decisiones de forma libre, autónoma y bien informada.
Un destete impuesto por terceros, sean familiares, médicos o peor aún: parejas, no me parece aceptable en ningún caso.

Si la madre ha decidido que va a destetar, adelante.
Si el niño muestra su más profundo desacuerdo y se resiste, tengámoslo en cuenta. Escuchémoslo, y si aún así­ creemos que destetar es lo mejor para todos, o sencillamente que para nosotras no hay ninguna otra salida, intentemos hacerle el trago lo más llevadero posible.
En ocasiones, negociar el número de tomas o su duración (acortándolas cada vez un poco más) puede ayudar.
A veces, eliminar las tomas nocturnas es lo más perentorio para la madre y se podrí­a intentar con la colaboración de la familia especialmente el padre, para pasar el duro trabajo del acompañamiento nocturno durante el destete. Hay niños que lo aceptan en poco tiempo (dí­as o semanas) y a veces incluso luego duermen mejor. Otras veces no.
Siempre será mejor que pueda ser algo paulatino, progresivo, gradual.
Si el pequeño ya habla, serí­a importante verbalizarlo todo con él, explicarle pormenorizadamente nuestros sentimientos, nuestras sensaciones, por qué estamos cansadas y queremos dejarlo, por qué queremos seguirlo queriendo sólo de otras formas. Y desde luego, escucharlo siempre y validar sus sentimientos, decirle que comprendemos que a él le gusta mucho mamar y que le gustarí­a seguir.
A veces ayuda poner una fecha lí­mite para ayudarles a racionalizar el proceso.
Hay madres que deciden fingir daño en el pecho como unas tiritas, o ponerse en los pezones sustancias extrañas y desagradables para instar al niño a rechazarlo. Personalmente me parece aceptable solo como una última medida desesperada ya que implica directamente una falta de respeto por el niño o la niña, un engaño es siempre poco ético.

En este punto me gustarí­a avisar de que el destete es un proceso, no un acto aislado, y que siempre se puede parar; y también se puede dar marcha atrás; si vemos que las cosas toman mal cariz, que el niño sufre mucho, que la madre no lo pasa mejor…Pues no pasa nada, lo dejamos y ya retomaremos más adelante. O no.
Porque despues de un intento de destete también podemos decidir seguir amamantando, sobre todo si la causa que desencadenó el destete empieza a remitir o desaparece, por ejemplo en los casos de agitación del amamantamiento

Como decí­a más arriba destetar muchas veces es un conflicto. Ojalá no tuviera que serlo. Pero con negar la realidad no ganamos nada.
El primer paso para superar un problema es aceptarlo. Si el bebé no quiere dejarlo no existe una forma de destetar “sin que sea traumático para él”. Porque lo traumático es el destete en sí­: “Negarle la teta” no tanto la forma de hacerlo.
Un destete es una ruptura, se trata de poner fin a una forma de relación, a la relación fí­sica que tení­amos establecida a través de amamantamiento.
Claro que podemos (y debemos) amarlos de otros modos, e intentar compensarlo con otras atenciones. A menudo ellos aceptan el cambio con bastente rapidez, y no poca ecuanimidad, los niños son extremadamente flexibles, benevolentes, y además están en constante evolución, no hay que olvidar que un niño muy demandante hoy puede dejar de serlo en muy pocos meses o en cuetión de semanas.

En los destetes realmente unilaterales, unas cuantas crisis de llantos y pataletas son prácticamente inevitables, al menos por las experiencias que llevo conocido en todos estos años.
Cómo aceptar y gestionar estas crisis de destete, creo que es algo que cada madre debe pensar bien, yo sólo invito a reflexionar sobre ello, sin perder nunca de vista que la decisión es nuestra y que será algo que le imponemos desde nuetra posición de poder.

Para finalizar, pondré una pincelada personal y os contaré el destete de mi hijo Román, que fue dirigido pero largo y nada conflictivo:
Cuando cumplió 4 años, le expliqué que a los 5 dejarí­amos la lactancia, pues creí­a que ya habí­a mamado por suficiente tiempo. Estuvo de acuerdo, aunque sé que probablemente si fuera por él, seguirí­a mamando aun.
El dí­a de su quinto cumpleaños por la mañana tuvimos nuestra última toma; de la que me acordé de sacar algunas fotos, las cuales, por cierto, ilustran la portada de esta página.
Tuve ganas de destetar varias veces y bastante tiempo antes, sin embargo nunca me sentí­ con fuerzas ni con autoridad moral suficiente como para hacerlo.
Suelo decir-medio en broma medio en serio- que las que prolongamos mucho la lactancia, tan sólo es por ahorrarnos el árduo trabajo y el probable conflicto… de destetar.

Creo que hay que ser muy decidida y/o tener muy buenas razones para destetar a un niño que desea seguir mamando a toda costa.

¿Vosotras que opináis?

12 Responses to “Varios años amamantando, y ahora ¿Cómo desteto?”

Read below or add a comment...

  1. Pepa says:

    Vi las relaciones de cuelgue-explotación afectiva que se daba entre niños y madres en las lactancias muy prolongadas y decidí con antelación a mis embarazos que eso ni a mis hijos ni a mí nos iba a pasar. A los trece meses uno y a los catorce otro se destetaron y no tuvimos ningún problema.

    • patricia says:

      Hola Pepa:
      No entiendo muy bien que quieres decir con eso de “cuelgue-explotación afectiva” ¿¿?? En mi opinión mamar y amamantar es una demostración física de afecto perfectamente sana y NORMAL, sea cual sea la frecuencia de las tomas o la intensidad de la demanda.
      En cualquier caso la lactancia se recomienda prolongarla hasta AL MENOS los DOS años de vida del niño.
      Aunque en algunos casos los bebés pasan antes por una fase de disminución de las tomas o incluso se destetan ellos solos. Que parece que habrá sido vuestro caso. Y si además coincidió con tus intenciones previas, enhorabuena.
      Si tus hijos hubieran sido de los que demandan más intensamente y durante más tiempo, seguramente habrías encontrado este post más útil e interesante.
      Saludos y gracias por comentar

  2. patricia says:

    Hola Patricia

    creo que tu texto es interesante te ayuda a valorar tu situación y te hace pensar. Lamentablemente no aporta la solución porque “la solución” no existe.
    Tengo una hija de 33 meses que mama antes de dormir por la noche, al despertarse y antes de la siesta. Estas 3 tomas son el resultado de una reducción progresiva que aunque no dudo que haya provocado malestar no ha sido trágica, Olivia protesta más que llorar desconsoladamente y su enfado dura poco. La verdad es que me siento más bien mezquina contando y reduciendo el número de tomas pero así he conseguido llegar a esta situación estable y satisfactoria. Se que seré yo quién le ponga fin a la lactancia y es una responsabilidad que me hubiera encantado evitar pero… supongo que es parte del embolao de ser madre. A ver cuánto duramos pero desde luego no batiremos tu récord. Gracias y un beso.

    • patricia says:

      Hola Patricia;
      Gracias por tu valoración y por contarnos tu experiencia. Efectivamente esto de la maternidad supone meterse en un buen embolao ;-), para bien y para mal…Y desde luego no se trata de betir ningún récord… Cada caso es diferente, yo a mi primer hijo lo desteté con solo 6 meses :o(, y a mi segunda con 20…

  3. Laura says:

    Hola, yo creo, como dices, que la duración de la lactancia la debe decidir la madre y el hijo y será en función de cómo lo sientan. Estoy de acuerdo que no debe haber presiones…. aunque cuanto más tiempo estás mas caras de asombro (en el mejor de los casos) provocas.
    Yo os cuento mi caso por si os sirve. Tengo dos hijos. Cuando el mayor estaba disminuyendo la frecuencia de la lactancia (solo en casa y sobre todo para dormir) a los 3 años, me quedé embarazada del pequeño. Cuando nació el hermano daba el pecho a los dos. Primero al bebe y luego a el cuando quería. Al pequeño le hizo la lactancia muy sencilla: le ayudaba a sacar leche y los pezones estaban listos para el. Ya para los 5 años del mayor estaba cansada de tanto turno de uno y otro y negocié con el que a los 5 años ya dejábamos el pecho. El ya se veía mayor, no quería que le dijera a nadie que tomaba el pecho, pero era una ruptura, era algo nuestro. Yo igualmente le acompañaba y le hacía unos masajes relajantes. A los días, no decía nada, pero lo veía muy nervioso. Así que le dije que si veía que algún día lo necesitaba que me lo dijera, que no pasaba nada, que no tenía que ser radical. Eso le sirvió, fué como un alivio. Me pidió un día después, le dí y parece que al confirmar que estaba ahí ‘por si acaso’, nunca más lo necesitó. El pequeño, sin embargo, sobre los 3 años dijo que ya era mayor para la teta y que sabía dormir solo… Me pidió dos o tres veces esporádicamente… y adiós. Como véis cada uno lo ha hecho a su manera.
    Mi recomendación es hablarlo si se puede, los niños entienden más de lo que creemos, sobre todo de sentimientos. Un saludo.

    • patricia says:

      Hola Laura:
      Mil gracias por contarnos, me parece una experiencia muy hermosa y enriquecedora…No puedo estar más de acuerdo en que cada niño es un mundo.
      Un abrazo

  4. Laura says:

    gracias por hablar de esto también. Llevo unos cuantos meses pensando como hacerlo. Mi hijo tiene ahora 19 meses y como con el primero a partir del año era casi un chiste y se destetó solo a los 20 meses creía que la vida era fácil, jajajaja. N desde el año se puso mucho mas demandante y por las noches se pone obsesivo! Mi problema basicamente es ese, no descanso…De apoco lo vamos hablando, algo que fui encontrando útil es dejarlo mamar un ratito y cuando no aguanto mas le ofrezco agua, porque creo que es sed. Ahora el solito cuando le digo basta empieza a decir agua. Gracias nuevamente

    • patricia says:

      Hola Laura:
      Gracias a tí por comentar, poder conocer vuestras experiencias es lo que me hace aprender cada día. Ánimo y suerte con esta nueva vivencia de lactancia ;-)

  5. Helena says:

    Este es el primer articulo que leo sobre el tema. Mi hijo tiene tres años y medio y todavia mama por las noches o por las manianas. Para nosotros siempre ha sido facil. simplemente si quiere le doy y si no me pide no le ofrezco. Aveces pasan dos o tres dias sin nada y cuando quiere mamar me dice: “mami esta ya no tiene leche”, y le contesto que es natural, porque ya no esta mamando tan seguido como cuando era bebito, se da la vuelta y se duerme. No estoy tratando de sustuir con otras leches porque simplemente no creemos que destetar es cambiar una cosa por otra. Ya deje de batallar con el sentimiento (aveces no quiero terminar tan fuerte lazo) y dejo que la cosa vaya como quiera ir. Tambien vamos a dejar de compartir el lecho cuando sea el momento.

    • patricia says:

      Hola Helena. Muchas gracias por tu comentario, veo que estás teniendo una hermosa y serena experiencia de lactancia y un destete muy natural. Enhorabuena.

  6. jacq says:

    Mi hijo tiene 2 años y tres meses, estoy agotada de amamantar, pero él durante todo el día me pide teta, y yo le doy para que no llore. Pero a la vez no estoy decidida a destetar, aunque el pediatra dice que es malo para el niño que mame siendo tan grande. A pesar de que aveces estoy agotada, porque trabajo y estudio, además tengo una hija adolescente, igual lo disfruto.

  7. lucia vita says:

    Hola
    Amamanté a mi hija hasta los 20 meses porque hace 25 años eso se consideraba horrible!

    Además, yo tenía miedo que al destetarla me dejar de querer.
    Cuando pude elborar esto, y siempre por la presión social, tuve que enfrentarme a mi hijita.
    Le dije que tenía que hablar con ella….
    Le expliqué que la teta era para los bebés, por eso cada vez iba a tomar un poco menos. Cada vez que se acercaba al pecho le decía ” tomá un poquito menos, porque esto es para los bebitos y vos ya no sos una bebita chiquitita”.
    Magicamente, a la seman no me pidió mas…..

    Ahora dicen que hay que dar el pecho hasta los 2 años, pero a mi me volvieron loca….!

    Saludos a todas.

    Por indicación de la sicóloga de la g

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image