Dermatitis en los bebés

Dermatitis en los bebés, proteger la piel del bebé

Dermatitis en los bebés, una afección cutánea similar a la alergia que afecta a 1 de cada 5 bebés, se conoce ahora mejor. ¿Cuáles son los síntomas? ¿Cómo proteger a su hijo? ¿Qué tratamientos existen? Hacemos balance.

¿Su hijo tiene la piel seca? ¿Se pone rojo y se rasca con frecuencia? ¿Y si se trata de una dermatitis atópica? En este caso, la consulta es esencial, sobre todo si usted, su cónyuge o un familiar de primer grado padecen dermatitis atópica o una alergia (asma alérgica, rinitis, etc.). Pero que no cunda el pánico, siguiendo los consejos de su médico, hay muchas posibilidades de controlar el problema.

Dermatitis atópica: ¿qué es?

La dermatitis atópica afecta a alrededor del 15-20% de los niños (es decir, 1 de cada 5 bebés) y el 60% de los casos comienzan en el primer año de vida. Esto significa que la condición es común.

Se trata de una afección que puede parecerse a una forma de eczema que suele aparecer en los tres primeros meses de vida, pero que no está causada inicialmente por el contacto con un producto que cause alergia.

Reconocer la dermatitis en los bebes: síntomas

La enfermedad suele comenzar con :

  • Piel muy seca (xerosis) que afecta prácticamente a todo el cuerpo, excepto a los pliegues y al asiento.
  • El bebé suele llorar y dormir mal a causa de los picores.
  • Más tarde, alrededor de los 3 a 6 meses, el enrojecimiento se asocia con el picor y la sequedad de la piel… Se trata de lesiones rojas y escamosas (de ahí la frecuente confusión con el eczema) que predominan en las partes convexas de las extremidades y la cara (a menudo las mejillas), pero que son raras en el pecho. En algunos casos, puede producirse una supuración y pueden aparecer costras.

Diagnóstico de la dermatitis atópica en bebés

En los bebés, el diagnóstico puede ser difícil al principio, ya que no hay lesiones rojas. La enfermedad progresa en brotes agudos, pero las lesiones pueden ser muy persistentes en algunos casos.

A veces, los síntomas de la atopia respiratoria aparecen ya en los primeros meses: sibilancias bronquiales, moqueo, etc.

La dermatitis atópica puede persistir más allá de la infancia, pero afortunadamente no en todos los casos. En efecto, aunque la xerosis tiende a ser más marcada alrededor de los 2 años con un aumento del rascado, especialmente en los pliegues, en uno de cada dos casos los síntomas mejoran y evolucionan hacia una curación completa.

Sin embargo, el estado atópico puede persistir y dar lugar a la aparición de asma o rinitis alrededor de los 7 años o más tarde, en la adolescencia o incluso en la edad adulta.

El diagnóstico es principalmente clínico y rara vez requiere una investigación adicional. En función de los síntomas, si su médico sospecha que se trata de una alergia, puede solicitar pruebas de laboratorio o remitirle a un alergólogo para que le realice pruebas cutáneas específicas.

Posibles causas de la dermatitis atópica del bebé
El origen de este problema de la piel no se conoce realmente. Al parecer, existe un fuerte componente genético: si ambos padres están afectados, el riesgo de que el niño desarrolle dermatitis atópica es de alrededor del 70%.

Entre las posibles causas, una de las hipótesis que persiste es el exceso de higiene. Nuestros hijos crecen en ambientes demasiado limpios, demasiado estériles. Al estar en contacto con bacterias, su sistema inmunitario, al no tener «nada que poner debajo de los dientes», se volvía un poco loco y provocaba inflamaciones de la piel. Esta hipótesis se ve reforzada por el hecho de que los bebés que se colocan antes en la guardería, que tienen hermanos o que viven en el campo son menos propensos a la dermatitis atópica.

Dermatitis atópica: tratamientos

Para los padres cuyos hijos están afectados por la dermatitis atópica, ¡no se preocupen! Esta enfermedad disminuye gradualmente y generalmente desaparece alrededor de los 2 o 4 años.

Por supuesto, puede persistir en la edad adulta en algo menos del 10% de los casos. En cuanto al tratamiento, sólo un médico podrá ayudarle a elegir el más adecuado.

También se pueden recetar medicamentos inmunomoduladores. En Francia está disponible la pomada de tacrolimus (Protopic®). Puede utilizarse para tratar las crisis y limitar su frecuencia en las formas moderadas o graves de dermatitis atópica en los niños. Sin embargo, los efectos a largo plazo de los inmunomoduladores siguen sin evaluarse (en particular, el riesgo de desarrollar cáncer). Por ello, la revista independiente Prescrire desaconseja su uso, a diferencia de la Sociedad Francesa de Dermatología.

Un tratamiento adecuado evita las complicaciones, principalmente las infecciones cutáneas (estafilococos, herpes) o la liquenificación (engrosamiento de la piel con la formación de manchas rosas).

Rara vez, pero posible, puede observarse un retraso del crecimiento en los niños pequeños que sufren formas muy graves de dermatitis atópica. Este retraso en el crecimiento se revierte tras un tratamiento eficaz de la enfermedad. Hay que tener en cuenta que un retraso en el crecimiento o una pérdida de peso deben llevar a buscar una alergia alimentaria.

¿Cómo prevenir la dermatitis en bebes?

Prevenir la dermatitis atópica no significa dejar que tus hijos jueguen en el barro. Seguir las normas de higiene puede prevenir muchas infecciones.

La solución más sencilla es ponerlas en contacto con bacterias «amistosas» como las que colonizan naturalmente nuestro tracto digestivo. Por ejemplo, los fermentos presentes en los yogures podrían limitar los riesgos de dermatitis.

Algunos sugieren que incluso sería más eficaz que la madre comiera yogur, desde el final del embarazo. Sin embargo, aunque es cierto que existen estudios que demuestran un efecto beneficioso de los lactobacilos en la dermatitis atópica, su metodología y resultados difieren. Por ello, estos efectos aún no han sido validados formalmente por las autoridades sanitarias.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cuidado de la piel con emolientes adaptados para hidratar la piel es esencial para restablecer la función de la piel y así prevenir la dermatitis atópica o acortar/espasmodar los ataques.

Dermatitis en los bebés, proteger la piel del bebé

Post relacionados

Nutrición de la madre lactante.

Nutrición de la madre lactante.

Muchas madres no están seguras de si se les permite comer lo mismo que de costumbre durante la lactancia, en particular, se suele temer que

Vuelta al colegio

Consejos para la vuelta al cole

Antes de que llegue el momento de la vuelta al cole, sigue estos consejos para que tus hijos tengan un año seguro, feliz y productivo.